jueves, 18 de octubre de 2012

PAZ- PAZ-PAZ




Por Héctor José Corredor Cuervo

Es frágil la paz en un estercolero
donde el poder lo mantiene el soberano
que dirige las tropas como un guerrero
sin conocer los desvelos de un soldado.

Es arduo hacer la paz con guerrillero
que dice lucha por pueblo soberano,
mientras secuestra, roba y hunde el acero
en las entrañas del cuerpo del hermano.

No habrá paz mientras exista un pordiosero
en colmada esquina extendiendo la mano,
mientras corruptos atesoran dinero
que han saqueado con anuencia del villano.

No habrá paz mientras se lamente un minero
metido en socavón con trato inhumano,
mientras exista un régimen altanero
que atropella con impuesto al ciudadano.

No habrá paz mientras en peligroso estero
se espere con venganza a un aldeano,
mientras en el campo no haya un enfermero
que al campesino lo cure con su mano.

No habrá paz mientras exista un prisionero
tras las rejas por los jueces olvidado,
mientras compren las mafias con dinero
la conciencia del corrupto magistrado.


Septiembre 20 de 1998. Iniciación de un proceso de paz por el presidente Andrés Pastrana Arango con las Fuerzas Armadas Revolucionarias-Ejército del Pueblo (Farc-Ep), con el cual se pretende entregarles ocho municipios a cambio de nada y sin cese de hostilidades.



7 comentarios:

  1. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar
  2. Y me atrevìa yo a decir en el blog del poeta Rafael Lizarazo, que no concebìa la idea de un poeta vestido de militar, aunque se de algunas excepciones històricas.

    Borro lo dicho leyendo tan magnìficos versos, con cuyo contenido me solidarizo completamente.

    reciba Ud un cordial saludo desde Mèxico.

    ResponderEliminar
  3. Tal como lo dice Adelfa, son unos versos magníficos y que imploran la paz en nuestra patria querida.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. MI Estimado Rafaél. Soy tambien de esa bella tierra de la libertad donde en cada pueblo brindamos amistad y calor al visitante.


      A BOYACÁ

      Por Coronel Héctor José Corredor Cuervo

      Boyacá es la tierra de mis ancestros
      donde Bolívar liberó la América,
      donde incólumes permanecen sueños
      de alcanzar con mi Dios gloria y grandeza.

      Es terruño precioso de alfareros
      que con arte modelan la esperanza,
      de librar al pueblo de mohatreros
      sin presión, sin rencor y sin venganza.

      Es comarca de inagotables suelos
      donde siempre germina la semilla,
      es heredad de padres y de abuelos
      vivir en Paz, sin odio y sin rencilla.

      Los múltiples colores en sus predios
      hacen de su paisaje una pintura,
      donde el Señor usó todos los medios
      para mostrar al mundo su hermosura.

      Su noble gente de acento pausado
      hacen del “Sumerced” una cultura,
      que del Zaque y del indio fue heredado
      para entregar su afecto con ternura.

      Al contemplar la nieve en sus picachos
      parece al firmamento se extendiera
      la belleza cual colcha de retazos
      que con manos el hombre la zurciera.

      Cuando pisa su suelo el forastero
      el regreso no añora que existiera,
      mas prefiere morir de carranguero
      que volver a vivir de una quimera.

      Al expresar mis últimos deseos
      quisiera el silencio de las cigarras,
      que canten torbellinos y bambucos
      y se oigan los requintos y guitarras.



      Y cuando llegue de mi viaje al cielo
      le pediré al Señor la gran licencia,
      para volver a aquel hermoso pueblo
      que me colmó de orgullo la existencia.








      Eliminar
  4. Estimada Adelfa:

    Gracias por tu comentario. Soy un militar luchador por la paz desde niño porque he sufrido los horrores de la guerra como lo expreso en el siguiente poema:

    YO NO JUGUÉ DE NIÑO

    Por Héctor José Corredor

    Yo no jugué de niño
    por culpa de la guerra
    que cubría con su manto
    de la pampa a la sierra
    y navegué en el llanto
    que inundaba la Tierra.

    Yo no tuve juguetes
    ni cuentos infantiles,
    ni disfruté los parques
    en tiempos juveniles.

    La parca fue mi arrullo
    con su canto estridente
    al sentir el murmullo
    de turba delincuente
    que dirigía un grupo
    contrario al presidente.

    En lucha sin sentido
    palpé la sangre hirviente
    que corría en el campo,
    de la gente inocente,
    por la acción despiadada
    del matón inconsciente.

    Vi morir al amigo
    y al peón ignorante
    por culpa del partido
    con falaz dirigente
    que recibía apoyo
    del bandido insolente.

    Sentí dolor interno
    por mucho desplazado
    que abandonó de prisa
    la familia y sembrado,
    ante la complacencia
    de mucho acomodado
    que compraba la estancia
    a precio rebajado.

    Cuando tuve razón
    recibí un buen trinquete *
    y al hacer comunión
    prometí ser valiente
    y luchar con pasión
    por la Patria al garete,
    que había traicionado
    corrupto dirigente.

    Cuando fue desterrado
    mi padre de su hacienda
    me tocó ser obrero
    y operario en molienda
    por requerir mercado
    mi pobre madre enferma.

    En plena pubertad
    me vestí de soldado
    por darle libertad
    al pueblo esclavizado
    con saña y con crueldad
    que ya habían sembrado
    el miedo en la heredad
    en el pueblo y collado.

    Estando ya en las filas
    pude ver al corrupto
    encubriendo cuadrillas,
    saqueando nuestro erario,
    repartiendo tortillas
    con sagaz empresario
    ladrón de semillas.

    Después de tanto tiempo
    de vivir en la guerra,
    quiero ver el lucero
    de la paz y la estrella;
    quiero ver a los niños
    jugando en la vereda
    en los pueblos pequeños
    y en la América entera.

    Quiero volver a oír
    el canto de jilgueros
    y en tardes sonreír
    con tiernos compañeros
    que se volvieron viejos
    sin juegos verdaderos.


    * Así se les conoce en Colombia a los primeros revólveres importados.




    ResponderEliminar
  5. Quanta titulação!!!
    Gostei muito de seu poema.
    Aqui pouco poetizam por sua pátria.
    Beijos!!!

    ResponderEliminar
  6. Unas maravillosas letras en pro de esa tan deseada Paz, esperemos que pronto podamos ver libres tantas y tantas personas inocentes que son prisioneros sin estar encarcelados, prisioneros de esas malditas e ingratas guerras,
    Hermosas, muy hermosas sus letras, reciba un cordial saludo.

    ResponderEliminar